¿Cómo las palabras revelan lo invisible?, ¿por qué un ser visible como el ser humano busca respuestas en lo invisible?, ¿los ciegos sienten lo invisible?, ¿los sordos escuchan sonidos privilegiados invisibles a los oídos de los demás? La respuesta es la refracción de pensamientos y experiencias plasmadas en líneas de color, palabras y nada en absoluto abstracto.

Porque en él fueron creadas todas las cosas, tanto en los cielos como en la tierra, visibles e invisibles (…); todo ha sido creado por medio de él y para él.

Colosenses 1:16 (RVR 1995)

 

Invisible nace del deseo de ahondar en quién es Dios, cómo es y sobre todo de preguntarse: ¿Dios es? Esta exposición es un intento por definir y redefinir un denominador transversal en la vida de un grupo de profesionales de disciplinas como diseñadores industriales, gráficos, fotógrafos, artistas plásticos y visuales que proyectan lo que para cada uno es Dios desde múltiples perspectivas; algunas desiguales, etéreas y disímiles.

 

A través de definiciones de diccionario, narraciones fantásticas, escenas de momentos pasados, relatos visuales en cámara lenta e imágenes que se perfeccionan en el error, entre otras; las propuestas presentadas indagan la idea de cómo se ve a Dios. La galería surge de una de las definiciones que hay en la Biblia y que refiere cómo él se da a conocer al mundo y a partir de los textos de los autores de su Palabra devela su presencia, a la vez que acentúa cómo por él todo fue creado, lo visible e invisible en los cielos y la tierra.

 

Es así como distintas preguntas traspasan la muestra: ¿cómo las palabras revelan lo invisible?, ¿por qué un ser visible como el ser humano busca respuestas en lo invisible?, ¿los ciegos sienten lo invisible?, ¿los sordos escuchan sonidos privilegiados invisibles a los oídos de los demás? Las respuestas se ven y algunas también, ¿porqué no?, se sienten.

 

Esta colección busca los conceptos que se tienen de Dios desde una experiencia cercana

y personal con él -dejando de lado percepciones de un ser anciano de barba blanca que habita en el cielo y con él que es imposible hablar-, y reemplazándola por un visión del Creador como una persona real que se comunica de muchas formas; en especial desde lo invisible, una noción entendida como la imposibilidad de la vista de percibir una realidad que salta la comprensión de nuestros sentidos, la aceptación de un mundo inmaterial que se relaciona directamente con el físico y la diversidad palpable en la que se muestra su existencia y con la cual indudablemente se evidencia su presencia.

 

Esta exposición no encierra en unas cuantas ideas quién es Dios, de hecho, afirma la imposibilidad de encerrarlo en palabras. Es más bien un intento por introducir y desenlazar historias personales y reales con él, nace de preguntas y desencadena objetividades ilustradas, visiones y metáforas que reafirman su existencia. Esta muestra se intuye como un espacio pensado para dar a conocer ciertas ideas que se tienen desde una experiencia directa con Dios, se desliga del imaginario colectivo y visual religioso que ha representado tradicionalmente la fe cristiana, y trasciende estas ideas a la necesidad de llevar a imagen una noción experimentada desde acontecimientos de la vida y miradas de personas que reafirman su fe en Jesús.

VOLVER